Con la reforma operada en nuestro Código Penal, gracias a la Ley Orgánica 1/2015 se introduce un nuevo delito de acoso, que obedece sin duda a una gran “demanda” de situaciones que venían sufriéndose, y que eran difícil de castigarse, a pesar del daño que sin duda llegan a causar.

Actualmente, puede ser castigada incluso con pena de prisión, la persona que insistentemente vigile, busque, persiga, use indebidamente sus datos, o atente contra su libertad o patrimonio, directamente o indirectamente, a otra persona que no le haya consentido tal comportamiento, además se prevé, que la pena sea mayor cuando la víctima del acoso sea un persona especialmente vulnerable, o bien, pareja o ex pareja.

delito acosoCon anterioridad, se daban supuestos de situaciones, en las que una persona que venía sufriendo una acoso insoportable por parte de otra persona, no encontraba protección, por cuanto a veces era difícil incluir los hechos dentro de los descritos en algún precepto legal.

Con bastante acierto, entre parientes o ex parejas y si se consideraba que venía ocasionando un menoscabo psíquico, podía castigarse dentro de un delito de maltrato,  sin embargo, dicho criterio no era homogéneo y requería que se probase, entre otros factores,  que se había causado un daño, además, dejaba indefensas a una gran variedad de posibles víctimas.

Con la inclusión del nuevo delito de acoso o “stalking”, cualquier víctima puede acudir a pedir auxilio y protección ante una situación que está viviendo sin su consentimiento, el acosador será castigado por el hecho de serlo y podrá ser condenado a una pena mayor cuando acose una persona vulnerable,  a su pareja o ex pareja.

El nuevo delito, se encuentra incluido, como debe de ser, dentro de los delitos contra la libertad, no siendo necesario que se demuestre que se ha causado un daño, por cuanto no cabe duda alguna, que limitar la libertad personal ya es un daño, sin necesidad de probar insalubridad.

 

El nuevo delito de acoso a fondo
¡Comparte esto!