No hay duda alguna de que los menores, sujetos a la patria potestad de sus padres, tienen derecho ante una ruptura, a poder seguir relacionándose con sus padres, en mayor o menor medida, según las circunstancias, haya acuerdo entre sus padres o no; todo menor de edad,  protegido por los poderes públicos, y salvo en casos muy extremos, podrá mantener la relación con sus progenitores.

Pero además de las relaciones entre padres e hijos, es habitual, que se  presenten situaciones, en las que no son solamente los padres los que reclaman el seguir manteniendo relaciones con un menor de edad.

menoresHermanos, abuelos o allegados, como ex parejas de los progenitores con quien han convivido los menores, acuden al auxilio judicial, reclamando que las autoridades, obliguen a los padres u otros parientes con el que convive el menor, a que le permitan mantener relaciones y comunicación con los mismos.

Nuestro Código Civil, en su artículo 160, recoge el derecho de los menores a relacionarse con sus progenitores, aunque no ejerzan la patria potestad, y también con sus abuelos, hermanos y otros parientes o allegados.

El régimen de relaciones y comunicaciones, deberá ser decidido por los Tribunales, quienes pueden adoptar una decisión basándose en las circunstancias concretas, la edad del menor, su voluntad,  y aconsejados por profesionales, como trabajadores sociales, psicólogos y educadores, que con los conocimientos necesarios puedan hacer una estimación de lo que es lo más conveniente para el menor.

Es responsabilidad de los adultos, el procurar, que los menores no se vean perjudicados ante conflictos de los adultos, que puedan mantener la relación con sus parientes y aquellas personas que forman su ámbito familiar, y ello con independencia que existan vínculos biológicos.

Relaciones de los menores con parientes y otros allegados
¡Comparte esto!